Noticias

Obtener lo que desea de sus filtros de aire (3)

miércoles - 01 agosto 2018

Aire limpio

Para nosotros, todos nuestros filtros son hermosos. Pero entendemos que tal vez no opine lo mismo. De hecho, las probabilidades de que adquiera uno de nuestros filtros solo por sus méritos estéticos son escasas. Ya sea para proteger otros equipos, a personas o un proceso, compra nuestros filtros porque los necesita. Los filtros son una compra obligada para garantizar la seguridad de las cosas valiosas para usted. Separan lo útil de lo nocivo.

¿Pero sus filtros cumplen realmente la finalidad prevista? ¿Y el resultado obtenido es el más rentable posible?

La última de nuestra serie de tres partes trata sobre qué espera de sus filtros de aire; en este artículo se analiza en primer lugar por qué compra filtros de aire y cómo puede elegir los que ofrezcan el resultado esperado.

¿Por qué comprar filtros de aire de climatización?

Un filtro de aire de climatización normalmente tiene dos propósitos: proteger el resto de componentes del sistema de suministro de aire contra la suciedad y los daños, y proporcionar aire limpio y fresco a las personas del edificio. Puede tener otras aplicaciones muy concretas, como la protección de objetos en museos, pero generalmente el objetivo de un filtro de aire en edificios comerciales es proteger la salud de las personas y/o los equipos.

Para ello, un filtro de aire debe capturar el contaminante contenido en el flujo de aire entrante. Los diferentes filtros llevarán a cabo esta función a diferentes niveles en función de su tamaño, forma y diseño. Pero, en última instancia, el poder de retención de un filtro se reduce a la eficiencia de filtración. Cuanto mayor sea el número de partículas y menor el tamaño de las partículas que un filtro pueda separar, mayor será la eficiencia de filtración.

En la época de la norma EN779, la clase de filtración de los filtros de aire de climatización era F7. Ahora tenemos un nuevo estándar, ISO 16890, pero es muy probable que aún tenga un filtro F7 en su unidad de tratamiento del aire. No tiene nada de malo. Pero, ¿ha revisado alguna vez su sistema de filtros para determinar si está obteniendo el resultado deseado cuando compró el filtro de aire? Si no, no es el único. Pero cada vez son más empresas que están adoptando un enfoque diferente al adquirir filtros, un enfoque basado en generar el estándar de aire limpio que necesitan.

Filtración basada en resultados

Los filtros deben funcionar en todo tipo de entornos, desde ciudades con tiempo frío y húmedo hasta entornos rurales secos y cálidos. El tipo y el tamaño del contaminante a los que se enfrenta el filtro variarán drásticamente de una ubicación a otra, al igual que la humedad, la temperatura, el flujo de aire y otros factores que influyen en el rendimiento del filtro. De hecho, el entorno operativo y el tipo de contaminante a menudo variarán entre los edificios colindantes. Es por eso que un único enfoque para escoger los filtros puede comprometer la calidad del aire y poner en riesgo lo que se intenta proteger. Un enfoque basado en resultados que utiliza pruebas sólidas en el entorno operativo y sus objetivos puede garantizar la seguridad de las personas y del equipo del interior de su edificio, y también permitirle ahorrar dinero. Así es como funciona.

Decida partir de los resultados

Con más probabilidad, los filtros de climatización se instalan para proteger a las personas y los componentes. Nosotros, los humanos, somos lo más vulnerable y valioso de esas dos categorías, y si es seguro para las personas, es seguro para el resto del sistema de climatización. Por lo tanto, el resultado deseado de su sistema de filtración será proporcionar una calidad de aire segura para los habitantes del edificio. Afortunadamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos dice exactamente cuál es este nivel seguro: 20 mg/m³ para PM10 (partículas en suspensión de menos de 10 µm de diámetro) y 10 mg/m³ para PM2.5 (partículas en suspensión de menos de 2,5 µm).

Descubra a qué se enfrenta

Ahora que sabemos el resultado deseado, necesitamos determinar los niveles de los contaminantes entrantes. La mayoría de los países de todo el mundo publican los niveles de contaminación de sus regiones, a menudo con registros históricos detallados y, a veces, casi en tiempo real. Por lo tanto, con una rápida búsqueda en la web puede encontrar los niveles de PM10 y PM2.5 de su zona.

Saque cuentas

Una vez conozca los niveles de contaminación locales, puede calcular qué eficiencia de filtración eliminará la cantidad suficiente de contaminantes para proporcionar un nivel seguro de calidad del aire.

Por ejemplo, si las concentraciones de PM en el exterior de su edificio son de 48 μg/m³ para PM10 y 33 μg/m³ para PM2.5, necesita un sistema de filtración que pueda reducir las PM10 en un 58 % y las PM2.5 en un 69 %. Esto equivale a unas eficiencias mínimas del filtro ISO 16890 de ePM10 60 % y ePM2.5 70 %.

Use un tampón de seguridad o haga una inspección

Por supuesto, los niveles de contaminación del aire publicados no le darán un número preciso para su edificio en concreto. Los niveles de contaminación están lejos de ser estáticos, y la contaminación localizada causada por la construcción o la actividad industrial puede haber pasado por alto en los datos regionales publicados. Por lo tanto, recomendamos incluir un tampón de seguridad y elegir un filtro de entre un 10 y un 20 % más limpio de lo que los cálculos hayan sugerido. Esto cubrirá los períodos de alta contaminación y mitigará el riesgo de las fuentes de contaminación próximas.

Mejor aún, pídale a su proveedor del sistema de filtración que realice una valoración de la calidad del aire de su edificio. Como parte de nuestro programa eco16, analizamos regularmente los centros de los clientes. Medimos el nivel de entrada y el tipo de contaminantes, y creamos una solución de filtrado a medida que garantiza una calidad de aire segura al menor precio posible. Encontrará más información sobre eco16 aquí.

Cuidado con los filtros con más especificaciones de las necesarias

Llegados a este punto, puede que se esté preguntando por qué no elegir la mayor eficiencia de filtración posible. Y la respuesta se basa en el coste. Los filtros de mayor eficiencia tienden a ser más caros y, puesto que están diseñados para atrapar partículas más finas, se cargan con polvo grueso mucho más rápidamente que los filtros de clases más bajas, lo que acorta considerablemente la vida útil.

Pero la mayor implicación en cuanto a costes de utilizar filtros con más especificaciones de las necesarias es el consumo de energía. Un filtro de una clase demasiado obturará el flujo de aire y hará que el consumo de energía de todo el sistema de climatización aumente. Puede encontrar más información sobre cómo minimizar los costes del filtro en la segunda parte de esta serie.