Nuevo esquema de eficiencia energética

La nueva definición de eficiencia energética para filtros de aire basada en la ISO EN 16890

El 1 de enero de 2019 entró en vigor la última actualización del esquema de eficiencia energética de Eurovent. Sustituye al esquema válido durante un período de transición entre la antigua norma de prueba EN779:2012 y la norma ISO EN 16890:2016.

Un año después de la introducción obligatoria de la ISO EN 16890 acerca de la eficiencia de los filtros de aire, ahora también se ha añadido la definición de calificación energética de acuerdo a las clases de eficiencia ISO. Se basa en el consumo de energía anual (kWh/año) específico para cada clasificación de eficiencia ISO. La clasificación de las clases de energía ha cambiado. En el antiguo sistema basado en la EN779 había un valor energético para cada clase de energía de la A+ a la E. En el nuevo sistema de clasificación hay cinco valores energéticos diferentes para cada clase.

En el antiguo sistema un filtro F7 con una clasificación A tenía un consumo de energía de 800-950 kWh.
En el nuevo sistema un filtro F7 podría tener una eficiencia de filtrado de ePM2,5 50-65 % o ePM1 50-65 %. La clase A ahora depende de manera mucho más precisa de la clasificación de eficiencia declarada.

Eurovent 4/21 - 2018 está estructurado para situar un porcentaje de productos en cada categoría, de forma que sólo los mejores filtros lograrán las clasificaciones más altas.

GradoA+ABCDE
Proporción del total1 %5 %15 %30 %50 %50 %

La definición es más precisa que el antiguo sistema según la EN779. Esto aumenta la transparencia en cuanto al consumo de energía de los filtros para los operadores de sistemas de aire acondicionado y ventilación, y simplifica la selección del filtro.

Eurovent 4/21 – 2018 - Consumo de energía anual (kWh/año) específico para cada clasificación de eficiencia ISO

La reacción en cadena de esta reestructuración tiene como consecuencia que aproximadamente el 14% de todos los productos bajarán de la clase A, incluso los que se quedan fuera del nuevo límite. Conviene recordar que el rendimiento de estos productos no se ha deteriorado de ningún modo y que todavía proporcionan una eficiencia energética excelente. De este modo ahora existe más margen de mejora.

 

También cabe destacar la diferencia en cuanto a eficiencia energética entre cada clase de filtro. Por ejemplo, un filtro F7 con una clasificación A consume la misma cantidad de energía que un M6 con una clasificación B. Por lo tanto, resulta esencial seleccionar un producto según lo que se necesite; no indicar una clase de filtro demasiado alta ni hacer una selección en base al historial de compra. La clave consiste en elegir el filtro que ofrezca el nivel correcto de limpieza de aire con el mínimo consumo de energía. Eurovent 4/21 supone una gran ayuda.

Eurovent 4/21 -2018 – Clasificación de la eficiencia energética de la filtración del aire

Un filtro consume energía al crear una resistencia al aire que pasa por él. Esta caída de presión supone que a un ventilador le cueste más mover el aire. El esfuerzo que necesita está directamente relacionado con la energía que consume el motor del ventilador. Hay otros factores que contribuyen a ello, pero resumiendo, si la caída de presión del filtro se reduce, el ventilador necesita un esfuerzo menor y consume menos energía.

Eurovent 4/21- 2018 proporciona un método de prueba uniforme y validado, que clasifica y presenta la eficiencia energética de un filtro de aire y simplifica la comparación entre distintos productos.

Se pueden clasificar los filtros para polvo fino según la ISO EN 16890 con una dimensión nominal de 592 x 592 mm de los fabricantes participantes (certificados por Eurovent).

Según su consumo energía estimado, a los productos se les otorga una de las seis clasificaciones, desde A+ (la mejor) hasta E (la peor).

Para la certificación de filtros de aire por parte de Eurovent, los fabricantes de filtros envían informes de pruebas de laboratorios independientes para cada filtro. Eurovent comprueba los datos y lleva a cabo controles aleatorios en las instalaciones de producción.