Nuclear

Garantizar la seguridad. Ahorrar gastos y carga de trabajo in situ.

 

El desafío

La demanda mundial de energía aumenta a casi la misma velocidad a la que disminuye el apoyo a los combustibles fósiles. La energía nuclear ofrece un suministro de energía fiable a gran escala y muchos la ven como la mejor alternativa a los combustibles fósiles para el suministro básico de energía; quizás el principal obstáculo para un uso a mayor escala de la misma sean las preocupaciones por parte de la opinión pública sobre la seguridad.

Solemos hablar del impacto catastrófico de una avería en un filtro. Es cierto que, dependiendo de la aplicación, un filtro que permita que los contaminantes pasen a las aguas puede causar daños que cueste millones rectificar, perjudiquen el medio ambiente o que incluso provoquen pérdidas humanas. Cuando hablamos de la industria de la energía nuclear, podemos multiplicar estos efectos por 100 o más.

El sistema de filtración de aire de una planta de energía nuclear es complejo y extenso para proteger a los empleados de la planta, a la población general y al ambiente más amplio de las partículas y gases radioactivos generados por el reactor. Cada componente del complejo y extenso sistema de limpieza de aire se regula de manera estricta y sólo se emplea equipamiento que ha superado minuciosas pruebas y ensayos. Solamente unos pocos fabricantes de filtros poseen los recursos y la experiencia necesarios para ofrecer este nivel de garantía de calidad.

 

La solución

MANN+HUMMEL cuenta con décadas de experiencia trabajando en la industria de la energía nuclear. Nuestra gama de soluciones de filtración evita la liberación accidental de contaminantes radioactivos transportados por el aire y los elevados costes de un apagado y descontaminación.

Ofrecemos la gama completa de filtración de aire para instalaciones de energía nuclear. Nuestra gama de filtros HEPA y ULPA está disponibles en los modelos más comunes: panel, plegado profundo, compacto, circular, etc. Nuestros filtros de fase gaseosa eliminan los contaminantes gaseosos nocivos. Y nuestras carcasas de cambio seguras testadas al 100% permiten cambiar el filtro sin contaminación para proteger a los empleados de primera línea.

Todos nuestros productos para la industria nuclear están probados y certificados según los estándares correspondientes, como el EN 1822 para filtros de aire de alta eficiencia. Y nuestra garantía de calidad está respaldada por un potente equipo de investigación y desarrollo formado por más de 1000 personas.