Fabricación

Mejorar la seguridad. Reducir los gastos de energía.

 

El desafío

Para los fabricantes de todo tipo de productos, el desafío de los contaminantes del aire se centrará en tres áreas: la salud y seguridad de los empleados, la protección del medio ambiente y la garantía de la eficiencia del proceso.

Ya se trate de humos, polvo, niebla o aerosoles, es probable que como mínimo uno de sus procesos genere alguna forma de contaminación del aire localizada. El tratamiento del aire contaminado dentro o fuera de su equipamiento de producción es esencial, de manera que ni los polvos explosivos, ni la abrasión de las máquinas, ni los contaminantes gaseosos ni los riesgos tóxicos puedan dañar su maquinaria ni la salud de sus empleados. Esto puede resultar muy costoso en términos de mantenimiento y consumo de energía.

Y también debe realizarse la misma consideración para un entorno más amplio. Es probable que tenga que enfrentarse a estrictas regulaciones para reducir su impacto en el ecosistema que rodea sus instalaciones. El sistema de filtración, ya sea mediante filtros de climatización o un sistema de extracción especializado, protegerá al medio ambiente y garantizará el cumplimiento de la legislación. Sin embargo, si su sistema es ineficaz, está incorrectamente configurado o necesita reparaciones, puede que tenga que afrontar elevados costes de funcionamiento, resultados insuficientes y un incumplimiento de las normativas.

La contaminación del aire no es sólo una cuestión de cumplimiento. Para muchos fabricantes, la calidad del aire en sus instalaciones de fabricación puede tener un impacto directo en la calidad del producto, ya que los contaminantes aumentan las tasas de averías y afectan al acabado del producto final. Además, la mala calidad del aire también puede generar mayores gastos operativos. Los contaminantes transportados por el aire pueden afectar negativamente a la limpieza, el mantenimiento, los tiempos de parada, la moral de los empleados y muchos otros aspectos.

 

La solución

Las soluciones de filtración de aire de MANN+HUMMEL le ayudan a superar los desafíos del aire limpio en la fabricación moderna. Nuestros filtros de aire pueden garantizarle que cumple con los cada vez más estrictos requisitos reglamentarios, protege a sus empleados y al medio ambiente, y hace que todos los nuevos procesos operativos sean más eficientes.

Nuestros filtros de climatización proporcionan una filtración eficaz con el menor gasto posible de energía. Nuestra gama de limpiadores industriales ScandMist ofrecen una protección inigualable contra los humos de los procesos de metal, plástico y goma. Y nuestra gama de filtros con clasificación ATEX reduce el riesgo de trabajar con materiales explosivos, para que pueda cumplir con la normativa vigente y garantizar la seguridad de sus empleados.

 

Caso práctico automovilístico