Edificios comerciales

Proteger a los ocupantes de los edificios. Reducir las enfermedades. Reducir el consumo de energía.

 

El desafío

El valor de cualquier activo se determina comparando el beneficio que aporta frente a su coste. Y el caso de un edificio comercial no es distinto. Su beneficio es brindar un entorno que maximice la productividad y la eficiencia. Sus costes son todo el dinero que hay que gastar para mantenerlo en funcionamiento.

Como parte integral del edificio, el sistema de suministro de aire puede ayudarle a maximizar el valor que se obtiene de estos dos aspectos.

La mayoría de los edificios comerciales modernos tienen una circulación de aire deficiente, con las ventanas cerradas y selladas para aumentar la eficiencia energética. En los edificios en los que puede entrar el aire exterior, este suele salir de la unidad de tratamiento de aire. Y en estos casos, el humo, el polvo, el polen y otras partículas nocivas también entran en el edificio poniendo en peligro la calidad del aire interior.

Muchos de los ocupantes de un edificio comercial pasan aproximadamente un tercio de su tiempo en su entorno interior. Por lo tanto, la calidad del aire en este espacio tendrá un gran efecto en el estado de ánimo general y en la salud de dichas personas. También repercutirá enormemente en su productividad y rendimiento mientras se encuentren dentro del edificio. Diversos estudios han demostrado que una calidad del aire insuficiente y temperaturas elevadas reducen el rendimiento hasta en un 10 %1. También se sabe que una calidad del aire interior deficiente contribuye directamente al absentismo laboral, en los 80 se acuñó el término «síndrome del edificio enfermo» para describir las enfermedades relacionadas con este factor.

Su primera línea de defensa contra los contaminantes que pueden inhibir el rendimiento y provocar absentismo es el sistema de filtración de aire. Este también puede ayudar a reducir sus gastos.

El sistema de aire acondicionado supone un 50 % del consumo total de energía de un edificio comercial normal. De este porcentaje, un tercio es del sistema de filtración de aire. Esto supone que los filtros de aire de climatización que elija afectarán aproximadamente al 15% de su gasto total de energía. Por lo que una selección de filtro adecuada puede tener una gran repercusión en sus gastos operativos y en su capacidad para cumplir los objetivos de eficiencia energética.

 

La solución

Las soluciones de filtración de aire de climatización MANN+HUMMEL ofrecen una defensa eficaz contra las sustancias contaminantes transportadas por el aire. Nuestros filtros crean entornos limpios, saludables y agradables, muy acogedores y libres de distracciones y de contaminantes que pueden causar enfermedades.

Además, todos nuestros filtros están diseñados para proporcionar la máxima eficiencia energética. Para lograr el equilibrio perfecto entre la eficiencia de filtración y el consumo de energía, nuestro programa de gestión de filtro eco16 diseñará un sistema de filtro individual e ideal para su entorno operativo. Mediremos los niveles de contaminación dentro y fuera del edificio, y determinaremos la configuración de filtro que proporcione un nivel de calidad de aire seguro con el mínimo gasto posible, teniendo en cuenta los gastos de energía, adquisición, almacenamiento, instalación y eliminación realizados durante el proceso.

 

1 REHVA Guidebook: Indoor Climate and Productivity In Offices, 2006