Centros de datos

Reducir averías. Ahorrar gastos. Maximizar el tiempo útil.

 

El desafío

A medida que los datos se vuelven más omnipresentes e importantes en nuestras vidas diarias, los centros de datos se someten a una presión cada vez mayor para ofrecer flujos de datos más rápidos y densos con una fiabilidad casi impecable; en especial con la llegada del 5G y a medida que Internet gana más terreno. Pero la fiabilidad resulta cada vez más difícil de garantizar, ya que los fabricantes de equipos originales de TI informan de mayores tasas de averías provocadas por la corrosión de los componentes de equipo.

El motivo de este aumento de las averías relacionadas con la corrosión es doble. En primer lugar, a medida que los componentes son más pequeños, son más susceptibles a la corrosión; existe menos espacio para sellar herméticamente cada uno de los componentes individuales, es más probable que se produzca la migración de iones a través de componentes que estén apretados, y la carga térmica aumentará, algo que necesita un mayor flujo de aire para enfriar la tarjeta y tiene como consecuencia la introducción de mayores niveles de contaminantes en el circuito.

En segundo lugar, a medida que cambia nuestro uso de los datos, los operadores sitúan los centros de datos en zonas con nuevos desafíos en cuanto a la calidad del aire. Las zonas rurales presentan mayores niveles de amoníaco y sulfuro debido a los procesos agrícolas. El transporte y la calefacción doméstica en las zonas urbanas interiores suponen cantidades elevadas de partículas en suspensión, dióxido de azufre y dióxido de nitrógeno. Y los centros de datos situados en mercados emergentes, como Asia, Oriente Medio y África, suelen enfrentarse a elevados niveles de contaminación del aire local.

 

La solución

Las soluciones de filtración para centros de datos de MANN+HUMMEL protegen su equipo y le ayudan a garantizar el máximo tiempo de actividad. Nuestros expertos pueden idear el sistema de filtración más eficaz y eficiente para su centro de datos. Esto incluye fases de filtrado de partículas para capturar los contaminantes del polvo y filtros de carbón activo para eliminar los gases nocivos que pueden provocar la corrosión y el deterioro de los servidores, los discos duros y otro equipamiento.

Refrigerar un centro de datos es una labor necesaria pero no sencilla y es probable que emplee una cantidad considerable de energía en esta tarea. Las técnicas como el enfriamiento gratuito pueden ayudar a reducir su gasto de energía, pero un sencillo cambio del filtro puede proporcionarle unos resultados mucho mejores. Nuestra gama de filtros de aire ofrece rendimientos de caída de presión baja durante su vida útil que aportan un ahorro importante de energía a los operadores de los centros de datos.