Alimentos y bebidas

Mejorar la seguridad. Ahorrar gastos.

 

El desafío

Un retiro de un lote o producto contaminado puede tardar años en recuperarse y restaurar la confianza del consumidor en su marca. Sin embargo, mantener un entorno limpio no es sencillo para los productores de alimentos y bebidas. El entorno en el que trabaja es importante y y por naturaleza resulta complicado mantenerlo limpio; tiene muchas entradas y salidas de personas, equipamiento, ingredientes y residuos, y cada uno introduce contaminantes en sus áreas de producción.

Dado que muchas instalaciones de fabricación de alimentos y bebidas se encuentran en zonas industriales con redes de transporte en sus proximidades, es probable que el entorno alrededor de su edificio presente elevados niveles de contaminación del aire, lo que complica la tarea de mantener un entorno interior limpio.

Pero tiene que hacerse; y no solo como protección contra la contaminación de sus productos. Los contaminantes transportados por el aire pueden provocar corrosión en su costosa maquinaria de producción y, de este modo, reducir la vida útil y aumentar los tiempos de parada para reparaciones. Unos niveles de contaminantes altos también suponen más limpieza, que puede liberar elevados niveles de compuestos orgánicos volátiles (COV) en el entorno interior.

Por último, pero no por ello menos importante, la contaminación del aire también supone un riesgo para sus empleados; lo que aumenta las posibilidades de enfermedad y absentismo. Si trabaja con polvo potencialmente explosivo, como harina, el riesgo para la salud y la seguridad es todavía más inmediato, y deberán tomarse medidas especiales para proteger a los trabajadores y al entorno más amplio.

 

La solución

MANN+HUMMEL ofrece soluciones de filtración para la industria de los alimentos y las bebidas con el fin de cumplir los máximos requisitos en cuanto a calidad y seguridad. No sólo protegen contra el aire contaminante a sus productos y procesos, sino también a sus empleados.

Nuestros productos de climatización garantizan que el aire que penetra en el edificio esté libre de contaminantes. Nuestros filtros EPA, HEPA y ULPA de alta eficacia ofrecen aire clínicamente limpio en las zonas de producción más sensibles. Y nuestros filtros de aire con autorización ATEX garantizan la seguridad en las instalaciones de producción en las que se manipulan sustancias potencialmente explosivas.

Todos nuestros filtros de aire para aplicaciones en el sector de los alimentos y las bebidas están optimizados para ofrecer la máxima eficiencia energética posible. No obstante, para minimizar sus gastos en energía y simplificar la adquisición, podemos realizar mediciones en sus instalaciones y recomendarle la configuración de filtro ideal para su edificio.