Noticias

qlair

jueves - 18 octubre 2018

Más allá del internet de las cosas: Soluciones de aire inteligentes

Luisburgo/Sprockhövel, 16 de octubre de 2018 – En los 80, el término «síndrome del edificio enfermo» se acuño para describir los problemas causados por los edificios con una ventilación inadecuada. En los últimos 40 años se han iniciado grandes mejoras y normas sobre construcción para garantizar que la calidad del aire interior es segura para los ocupantes de los edificios. En la actualidad sensores de alta tecnología recopilan grandes cantidades de datos y comunican a los propietarios de los edificios con precisión qué contaminantes contiene el aire. Sin embargo, los operadores de edificios y los administradores de instalaciones no suelen saber qué hacer con los big data recopilados. La gran pregunta es: ¿qué nos dicen los datos recopilados sobre la calidad del aire y qué medidas hay que tomar para solucionar los problemas de la calidad del aire?

Compatible con el entorno #Plug and Play (https://www.plugandplaytechcenter.com), qlair ofrece una solución de análisis de calidad del aire que emplea los datos sobre el edificio y la contaminación para optimizar los servicios y productos de aire limpio. No se trata de recopilar datos, sino de dar sentido a los datos recibidos y de desarrollar una solución basada en la computación cognitiva. Mediante la computación avanzada y la inteligencia artificial, estamos trabajando con nuevas herramientas para analizar datos. La siguiente fase del internet de las cosas consiste en tomar los complejos conjuntos de datos que genera el hardware y saber exactamente qué hacer con estos datos».

 

Caso problemático: los edificios comerciales

Los edificios comerciales son unos de los sistemas más ineficientes que existen. Muchos sistemas de climatización solamente se regulan en base a la temperatura y la concentración de CO2. Como consecuencia, seis de cada diez edificios son peligrosos porque la carga de contaminantes duplica, como mínimo, la del exterior. En particular, el 60 % de todas las empresas que se estima que cuentan con un programa de bienestar para los empleados debería prestar atención a este asunto, ya que el aire limpio es el cuarto criterio más importante para la protección de los empleados.

En la actualidad la administración de la calidad de aire es reactiva, es decir, sólo se interviene cuando los usuarios del edificio se quejan de un aire sofocante u olores desagradables. Sin embargo, varios estudios muestran que la productividad laboral guarda relación con la calidad del aire. Este es otro de los motivos por el que existe un gran interés en garantizar de forma continua un aire saludable en el lugar de trabajo. Muchos administradores de edificios colocan sensores en los lugares para monitorizar la calidad del aire. Sin embargo, estos sensores no indican cómo resolver un problema que se ha identificado, por lo que los administradores de los edificios no suelen saber qué hacer.

 

Soluciones de reacción rápida para una mejor calidad del aire

qlair aborda este problema preparando el camino para los sistemas de ventilación inteligentes. La filtración aquí supone servicio y conocimiento, lo que permite un ajuste fino autocontrolado del sistema de ventilación. En base a las grandes cantidades de datos proporcionados por los sofisticados sensores, se realizan mediciones y se elaboran recomendaciones individuales para ofrecer la mejor solución posible cuando la calidad del aire es insuficiente.

Esto permite aumentar la eficiencia de ventilación y también la productividad de los usuarios de los edificios al mejorar la calidad del aire. En última instancia, incluso puede tener un efecto positivo en el equilibrio energético si la ventilación, la calefacción y aire acondicionado se basan en la demanda real. qlair reconoce patrones de contaminación y realiza previsiones de hasta ocho horas. De este modo, los sistemas de purificación de aire pueden proporcionar un aire óptimo de manera activa.

La tecnología inteligente puede filtrar la información realmente útil de los datos de calidad de aire, que no está siempre directamente relacionada con la calidad del aire interior. El sistema analiza continuamente un amplio rango de datos, como el número de personas de la habitación, la zona del edificio y las horas de limpieza. Estas y otras cuestiones especiales pueden tener un efecto importante sobre la calidad del aire que respiramos.

 

El siguiente paso en el camino hacia la filtración inteligente

qlair trabaja estrechamente con empresas de administración de edificios, empresas de mantenimiento y fabricantes de sistemas de climatización y sensores para continuar desarrollando el sistema. En la actualidad qlair está realizando pruebas piloto con administradores de edificios.

 

 

Study: Allen, Joseph G., Piers MacNaughton, Usha Satish, Suresh Santanam, Jose Vallarino, and John D. Spengler. 2015. “Associations of Cognitive Function Scores with Carbon Dioxide, Ventilation, and Volatile Organic Compound Exposures in Office Workers: A Controlled Exposure Study of Green and Conventional Office Environments.” Environmental Health Perspectives 124 (6): 805-812. doi:10.1289/ehp.1510037. http://dx.doi.org/10.1289/ehp.1510037.

Persona de contacto