Hágase con la información clave sobre la ISO 16890 en solo tres minutos

¿Falto de tiempo? Nuestro artículo le ofrece la información esencial sobre la nueva norma ISO 16890 sobre filtros y leerlo solo lleva tres minutos.

La norma ISO 16890 en 3 minutos

Acceda a los datos clave sobre la nueva norma en materia de filtración de aire

A principios del próximo año, entrará en vigor una nueva norma para las pruebas y la clasificación de los filtros de aire para los sistemas de climatización. La norma ISO 16890 aborda muchas de las preocupaciones relacionadas con la actual norma EN 779 y pretende ofrecer una visión más precisa que nunca del rendimiento de un filtro en el mundo real.

Hemos participado en la elaboración de la norma ISO 16890 desde el inicio y aquí le presentamos un breve resumen de lo que se debe esperar.

¿En qué consiste la nueva norma?

La norma ISO 16890 proporciona un proceso normalizado para la clasificación de los filtros de aire utilizados en la ventilación general; dicho de otra manera, es un nuevo método para agrupar los filtros de sistemas de climatización en función de su rendimiento.

¿Cuál es el problema de la norma EN 779?

La norma EN 779 ha tenido un papel destacado en la mejora de los estándares de calidad en todo el sector y ha proporcionado un método uniforme para la selección de filtros. Sin embargo, nuestros conocimientos sobre el aire que nos rodea han aumentado enormemente en los 20 años desde su publicación, y ahora sus limitaciones son evidentes.

La más importante de estas limitaciones es el hecho de que la norma EN 779 solo prueba el rendimiento de un filtro con un tamaño de partícula: 0,4 µm. Las partículas en suspensión (PM) no son uniformes en tamaño ni en forma, por lo que exponer un filtro a un solo tamaño de partícula en las pruebas no refleja las condiciones a las que se enfrentará cuando esté en funcionamiento.

¿En qué se diferencia ISO 16890 de EN 779?

La nueva norma ISO 16890 es diferente porque se centra en la capacidad de un filtro para capturar partículas de distintos tamaños en la zona de peligro (donde las partículas son demasiado pequeñas para que las defensas de nuestros organismos puedan protegernos).

Al realizar pruebas con arreglo a la norma ISO 16890 se expone al filtro a partículas entre 0,3 µm y 10 µm. Esto significa que los filtros se prueban en condiciones que son mucho más parecidas al mundo real, con lo que se consigue un producto capaz de funcionar como usted espera que lo haga.

¿Cuáles son los nuevos grupos de filtros ISO 16890?

Basándose en estas pruebas, los filtros se clasifican según su eficiencia en captura de partículas PM10, PM2,5 y PM1, es decir, partículas en suspensión con un diámetro inferior a 10 µm, 2,5 µm y 1 µm respectivamente.

Estos tamaños de partículas son la base para los cuatro grupos ISO 16890: ePM1, ePM2,5, ePM10 y Polvo grueso. "e" en el nombre del grupo significa simplemente "eficiencia" y el número corresponde al tamaño de las PM. Para pertenecer a cada grupo, un filtro debe tener un 50 % de eficiencia en captura de PM del tamaño correspondiente. Así, un filtro clasificado como ePM1 habrá capturado al menos la mitad de las PM1 contaminantes a las que ha estado expuesto durante la prueba. Los filtros que logren una eficiencia inferior al 50 % en captura de PM10 irían al grupo de polvo grueso.

Eficiencia de los grupos de filtros ISO 16890 
Polvo grueso< 50% de PM10
ePM10≥ 50% de PM10
ePM2.5≥ 50% de PM2.5
ePM1≥ 50% de PM1

Una vez probados, los filtros reciben una calificación de eficiencia que se redondea al 5 % más cercano. Por lo tanto, verá filtros descritos como ePM10 70 % y ePM2,5 95 %, por ejemplo. Esto significa simplemente que el primer filtro tiene una eficiencia del 70 % en captura de PM10 y el segundo tiene una eficiencia del 95 % en captura de PM2,5.

¿Cuándo se publicará la norma ISO 16890?

La publicación de la norma ISO 16890 está prevista para principios de 2017, pero la mayoría de los países dispondrá de un período de transición de 18 meses, durante los que la norma EN 779 seguirá vigente junto a la nueva norma. Esto se hace para dar tiempo a usuarios finales, distribuidores y fabricantes para ajustarse al nuevo sistema.

¿Podré comprar todavía un F7?

Una vez que los períodos de transición concluyan, no. La norma ISO 16890 emplea un método de agrupación para las clases G y F diferente al que estamos familiarizados por la norma EN 779. Comparar directamente las antiguas clases de filtros y los nuevos grupos no es sencillo, ya que la norma EN 779 examina una fracción de los datos de rendimiento analizados por la norma ISO 16890. Al hacer conversiones en términos equiparables también se ignoran muchas de las ventajas que aporta la norma ISO 16890.

¿Sustituye la norma ISO 16890 al resto de normas en materia de filtros de aire?

No; no del todo. La norma ISO 16890 solo es para aplicaciones de ventilación general, por lo que los filtros de mayor eficiencia clasificados con arreglo a la norma EN 1822, como los filtros EPA, HEPA y ULPA, no se ven afectados por la nueva norma.

Asimismo, la norma ISO 16890 actualmente solo afecta a aquellos países que adoptan la norma EN 779, por lo que en las regiones que usen otros programas, como el de la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE, por sus siglas en inglés), de momento no habrá ningún cambio. Se están manteniendo conversaciones para introducir la norma ISO 16890 en estos mercados, con el objetivo de crear una norma realmente global.

Para obtener más información sobre la norma ISO 16890 y sus implicaciones para usted, lea nuestra guía para el cliente o póngase en contacto con uno de nuestros expertos en ISO.