Estamos preparados para la nueva norma ISO para los filtros de aire. ¿Lo está usted?

Descubra qué es lo que hace falta para estar preparado para la norma ISO 16890. Observe nuestra nueva instalación de prueba, que ahora cuenta con un espacio de prueba controlado de 240 m².

La nueva norma ISO 16890 está destinada a transformar completamente nuestro modo de pensar en los filtros de aire. El equipo de Intelligent Air Solutions de MANN+HUMMEL, expertos en filtración, ha participado en la elaboración de la nueva norma desde el inicio. Por lo tanto, hemos estado muy ocupados haciendo los preparativos y ahora disponemos de un laboratorio de pruebas en pleno funcionamiento preparado para la nueva norma.

Tiempos de prueba

Probar un filtro de aire con arreglo a la norma ISO 16890 es un proceso mucho más exhaustivo que el de la norma EN 779 que se va a sustituir. La norma EN 779 ponía a prueba un filtro con solo un tamaño de partícula (0,4 µm), lo cual hacía que el proceso resultase sencillo, pero no reflejaba lo que ocurría fuera del laboratorio, en el mundo real. De conformidad con la norma ISO 16890, los filtros se prueban con 12 grupos de tamaños de partículas diferentes, que van desde 0,3 µm hasta 10 µm.

El ensayo de un filtro se realiza aplicándole un aerosol de prueba y comparando el número de partículas que entran con el que traspasa el filtro hacia el lado del aire limpio. Puesto que la norma ISO 16890 introduce una gama más amplia de tamaños de partículas, las pruebas ya no solo consisten en cotejar el flujo de entrada con el de salida. Ahora, los bancos de pruebas deben clasificar y analizar partículas de tamaños diferentes en 12 canales. Por ello, aunque la prueba es mucho más realista, también se requiere disponer de los equipos más modernos y sofisticados.

La ventaja adicional es que los nuevos equipos son mucho más precisos que los bancos de prueba de la norma EN 779 anterior. Por lo tanto, también nos darán una visión mucho más clara del rendimiento de un filtro.

Estamos preparados

Acabamos de concluir en Suecia el montaje de nuestras instalaciones de investigación, que cuentan con un laboratorio totalmente nuevo preparado para la norma ISO 16890. Se trata de un espacio de 240 m² con un control absoluto de temperatura y humedad mediante aire acondicionado, para crear el entorno de prueba perfecto. El laboratorio incluye un banco de prueba totalmente nuevo para la norma ISO 16890, capaz de llevar a cabo las pruebas más exigentes de la nueva norma. Junto a esto, se dispone de un gran número de otros equipos de prueba, entre los que se incluye un banco de prueba de presión de rotura para llevar nuestros productos al límite (y más allá).

A finales de este año, se añadirá a esta instalación un equipo de neblina de aceite para realizar pruebas de los eliminadores de neblina de aceite utilizados en el sector metalúrgico. Y en 2017 se instalará una máquina de separación de agua para probar el rendimiento de nuestra gama de rejillas para la meteorología marina.

El objetivo de toda esta inversión es analizar el rendimiento de nuestros productos en un entorno lo más realista posible. De ese modo, podremos garantizar que nuestros productos estén listos para que los use en su unidad de tratamiento de aire.

¿Y usted?

Bueno, nosotros nos hemos preparado para la nueva norma ISO 16890. Pero ¿lo ha hecho usted? ¿Está preparado? Con nuestra nueva guía, puede obtener toda la información que necesita conocer sobre la nueva norma. Pero si no dispone de mucho tiempo, puede conocer los datos clave en solo tres minutos leyendo el artículo en el que resumimos los aspectos más importantes de la norma ISO 16890.